BPS Francia: La revolución de los impuestos

08 noviembre 2016

Francia es uno de los pocos países donde las empresas no efectúan la retención para el pago del Impuesto sobre la Renta en la nómina de sus empleados, sino que este es responsable de hacer y pagar su propio Impuesto sobre la Renta correspondiente al año anterior. Esta demora crea problemas en caso de descenso en el IRPF del año siguiente o cuando el trabajador no ha sido precavido y reservado lo suficiente para pagar su impuesto del año previo.

El Gobierno francés ha decidido implantar sistemas electrónicos para así incrementar las oportunidades y la precisión para recaudar este impuesto. Esta reforma se discutirá en el Parlamento a finales de 2016.

Con entrada en vigor el 1 de enero de 2018, las empresas francesas estarán obligadas a retener el importe del IRPF en la nómina de sus trabajadores cada mes. La Administración Tributaria calculará la tasa impositiva individual de cada trabajador basándose en la declaración del IRPF del año anterior y para este cálculo se considerarán los ingresos familiares totales del trabajador.

Las empresas serán notificadas de la tasa impositiva de cada empleado a través de un portal seguro administrado por el gobierno. Las empresas utilizarán este dato para retener el IRPF de las nóminas y abonarlo en nombre del empleado a la Administración Tributaria.

Este cambio redundará en

  • Un salario neto más bajo a final de mes
  • Un pago inmediato y equilibrado del IRPF a lo largo del año, en lugar de un pago atrasado que casi siempre trastoca la economía del trabajador
  • Una recaudación inmediata para el Gobierno francés
  • Un considerable aumento de trabajo para los departamentos de RRHH de las empresas

 

Esta controvertida reforma ha despertado recelos en trabajadores y empresas, ya que los empleados temen que revelar su tasa impositiva a la empresa haga que ésta tenga demasiada información sobre su situación financiera personal, o que se de el caso de que en 2018 deban pagar dos veces el Impuesto sobre la Renta (una en su IRPF correspondiente a 2017 y otra, en las retenciones mensuales a partir de 2018); por su parte, las empresas se preocupan porque este nuevo requerimiento pueda ser una carga administrativa adicional

Para encarar estos temores, el gobierno ha elegido un acercamiento conservador, por lo que el trabajador tendrá control sobre la tasa impositiva revelada a su empresa; se ha creado una tasa “neutra” por defecto que el trabajador podrá elegir en lugar de su tasa real, para informar a la empresa; también podrá cambiar su opción sobre la tasa impositiva en el portal seguro en el momento en que lo desee.

Pasos a seguir

  • Final de 2017: las empresas obtendrán las tasas impositivas de los trabajadores a través del mencionado portal y las aplicarán para la totalidad de 2018.
  • Las empresas completarán los archivos mensuales para la Administración Tributaria utilizando el “DSN” electrónico.

A final de año, el trabajador está obligado a hacer su declaración habitual a su oficina tributaria correspondiente. Se hará una conciliación entre los 12 pagos efectuados por su empresa y el importe real del impuesto. Si resultare un saldo deudor, será abonado por el trabajador directamente a la Administración Tributaria.

En el primer año -llamado “año de transición”- y para evitar que los trabajadores paguen dos veces el mismo impuesto, el gobierno ha decidido cancelar el IRPF correspondiente a 2017. Sin embargo, debemos saber que los ingresos excepcionales y desgravaciones pertenecientes a 2017, se tendrán en cuenta para el cálculo de la tasa impositiva.

Comparte este artículo
BPS Ecuador: Sanciones por falta de presentación de Estados Financieros y sus anexosBPS Costa Rica precios transferencia
¿Necesitas ayuda? / Need help?

¡Escríbenos! / Contact us!

¿No se puede leer? Cambiar texto. captcha txt